Dar el paso al mundo del e-commerce ya no es una opción para las pequeñas y medianas empresas. Con un volumen total de facturas que alcanzó los 2.705 millones de euros en España en el tercer trimestre de 2012, la apuesta por el e-commerce se ha convertido en una obligación para cualquier PYME.

 

Se trata de un mercado en crecimiento a pesar del momento económico actual. En España hay 30 millones de personas  que se conectan habitualmente a internet y uno de cada dos busca información online. Hoy en día, la mayor parte de los usuarios busca información de los productos en internet y acaban comprando en la tienda física. A veces, las ventas a través de la web tardan un poco en despegar, pero sin duda es una apuesta segura porque las ventas offline también aumentan.

 

Por otra parte, este tipo de negocio permite aprovechar los dispositivos móviles porque unos cinco millones de españoles tienen un móvil con conexión a internet. No obstante, se acabe comprando o no de forma online, el móvil respalda la actividad en las tiendas físicas de forma más justa en términos de competencia ya que la persona busca la información que más se adapte sin tener que recorrerse las diferentes tiendas de la ciudad. La Pyme ganará clientela a través del móvil y la geolocalización.

 

Por último, es una manera fácil de internacionalizarse porque es más fácil llegar a mercados internacionales a través de una tienda online. Tan sólo es necesario que la web se encuentre disponible en varios idiomas y que la forma de pago pueda realizarse a través de diferentes monedas, algo que es fácil gracias a la gran variedad de herramientas de gestión de cobro disponibles.

Tiendas Online

Tiendas Online